Diez poemas de “Tumbita”, de Miguel Martínez Naón

http://www.excentrica.com.ar/wp-content/uploads/tumbita.jpghttp://www.excentrica.com.ar/wp-content/uploads/tumbita.jpgDiez poemas de “Tumbita”, de Miguel Martínez Naón

Compartimos diez poemas de Tumbita, el último libro del poeta argentino Miguel Martínez Naón, publicado por Ediciones Lamás Médula (2017). “Tumbita es la tierra fértil que rodea a la lápida. Allí donde se amuchan los quijotes de las causas justas: poetas muertos que viven. Artistas, militantes, revolucionarios. Simples mortales que ya hemos fallecido en otras ocasiones. Sobrevidas de otras vidas que siguen cantando con la mirada erguida en una misma fosa común”, escribió Sol Giles para la Agencia Paco Urondo.

 

 

Padre

 

 

Se desune

la muerte de mi viejo se desune.

No me apura el mar con toda su ceniza

no me apura el recuerdo con toda su inocencia

 

se puede ensayar todavía

y se puede militar

 

Yo digo que vamos a hacer la revolución

y mi viejo se distiende sobre el mar

y sonríe

 

Por debajo de su locura

es un muerto a caballo

que mancha

 

 

 

Cosa de loco

 

No me voy solo

cuando salgo de vos

Juan Gelman

 

 

Un loco dormido sobre la mesa

sueña con el centro del universo

 

Gira su voz

 

El centro del universo es un alfiler

no descose su voz un solo día

 

El loco sueña descosido de vos

 

 

Nunca

 

Lo que separa la noche

son dos ciudades

y mañana será el principio

de no habernos conocido nunca

 

 

Quiere decir

 

Por esta noche no sueño.

Hay una calle bajo mis pies y una cuadra

donde vivís y una vereda

y una sola luz

 

Eso quiere decir que estamos cerca

y que no vamos a estar tristes

 

 

 

Otro cantar

 

Las canciones se ahogan

los muertos bucean

 

en mis ojeras

los muertos

confían

que voy a caer

de pie

que voy a morir

de pie

 

y cantan

 

 

 

En la tierra

 

Corazón hermano mío

para qué volví

para qué senté cabeza

yo no sé

 

Me corto la voz con tu filosa suerte

vas a reventar en la nuca

de los muertos en la

copa donde no

fueron velados

en la tierra donde los

asesinaron

 

 

Los juguetes

 

A mi vieja

 

Hoy todos los juguetes se van al mar

 

Vos tejido de lana y los poemas

el perro cumpliendo más años que su muerte

el albañil un poco más sordo

la casita que navega en pisos rotos de madera

la infancia sobre la madera

 

Van tus luciérnagas

al mar

los últimos obreros de la noche

tu parral

tu paz

tus viejos ojos

 

 

 

Hijos del exilio

 

Los hijos del exilio somos huesos rodantes

 

Nadie pregunte lo que soñábamos

 

Siempre estábamos lejos y ahora

todo

nos queda lejos.

 

Fuimos dulces bajo las palmeras

y la nieve nos hirió el idioma.

Fuimos los casettes que cuentan ahora

lo que jugábamos

o lo que comíamos

y siempre estábamos divinos en la foto

y cerrábamos los sobres

para los abuelos

con ganas de meternos adentro

como enanos

manuscritos

 

 

Muchachos

 

El dolor nace del viento

de las telas de araña

piedras

boca de los cementerios

 

Chicos cerrados a la luz:

el recuerdo es otro país

con la sangre entre los huesos

 

No hay recuerdo

muchachos

sólo golpes de puño

que todo lo cierran.

 

No olviden el cielo entre los ojos

guirnaldas

relámpagos

 

No quiero dar la espalda ni olvidar

 

Muchachos

 

Estamos aquí

en el otro país

tal vez en sus olvidos haya sangre

todavía

 

No corran

hay tiempo para descansar

para olvidarse de nosotros

 

 

Muertos y despeinados

 

A Raúl Mansilla

A Silvia y Darío

 

Devueltos al rock

los músicos toman vodka con naranja

debajo de la tierra

cada dos o tres planetas

tocan

ensayan el eterno

 

Los músicos se ríen solos

y la tierra es una risa del color de las naranjas

sangran los borrachos

cazan palomas sobre los techos

se las comen y vuelan

con alas en la pija

 

 


 

naonMiguel Martinez Naón nació en Palo Alto, California, Estados Unidos, en 1976. Es escritor y actor, nació durante el exilio de sus padres (ambos argentinos) en Estados Unidos, pasó su infancia en México y regresó junto a su familia a la Argentina con el retorno de la democracia, en 1984. Además de Tumbita, publicó Estación de Servicio (Poesía, 2012). Vive en Buenos Aires, colabora como redactor para la Agencia Paco Urondo.

 

Fotografías: Julián Athos.

Dejá tu comentario.

Descripción del Autor

Excéntrica

Excéntrica

No hay comentarios aún.

Join the Conversation